Consejos de seguridad para proteger tu Android

Los smartphones pasaron de ser una utilidad que sólo algunos podían costearse, a convertirse en la herramienta más importante de nuestras vidas sin importar a qué clase social pertenezcas. No sólo eso, sino que también se convirtieron en bóvedas digitales de toda nuestra información personal, incluyendo cuentas bancarias, correos electrónicos, calendarios laborales, fotografías, etcétera.

El problema es que cada vez son m√°s las personas malintencionadas que buscan vulnerabilidades en el ecosistema o que dise√Īan apps con el prop√≥sito de¬†robarnos nuestra informaci√≥n¬†para vend√©rsela al mejor postor o lo que es peor a√ļn:¬†extorsionarte por grandes sumas de dinero.

Si deseas mantener tu Android libre de intrusos, estos son los consejos m√°s importantes que te podemos dar:

Deshazte del patrón de seguridad

El m√©todo de desbloqueo m√°s com√ļn entre los usuarios cuyos dispositivos no poseen lector de huellas, es el famoso patr√≥n de seguridad en el que solamente debes deslizar tu dedo sobre distintos puntos de la pantalla. El problema es que a pesar de ser bastante c√≥modo, este m√©todo tambi√©n es¬†el m√°s inseguro que provee Android.

Los patrones son f√°ciles de descifrar incluso cuando configuramos las l√≠neas para que sean invisibles, y tambi√©n son bastante f√°ciles de predecir. Por eso es que el mejor m√©todo de desbloqueo de Android en t√©rminos de seguridad y practicidad es¬†el pin de n√ļmeros.¬†

También te recomendamos que no limites el pin a sólo 4 dígitos, ya que así sería muy fácil de descifrar. Lo mejor es mantenerlo dentro de un mínimo de 6 dígitos. 

Sabemos que este método es mucho menos cómodo y hace que tardemos más en desbloquear nuestros dispositivos, pero es un sacrificio que vale la pena hacer para proteger nuestra información.

Si tu Android viene con lector de huellas incluido entonces ese se convierte en el mejor m√©todo de desbloqueo, pero de igual forma deber√°s establecer un pin de al menos 6 d√≠gitos como m√©todo alternativo en caso de alg√ļn inconveniente con el lector.

Si quieres llevar el nivel de seguridad a mayores alturas, entonces te recomendamos establecer un código basado en letras y caracteres aleatorios de buena longitud. Siempre y cuando no sea una palabra o cualquier combinación fácil de adivinar, este método es prácticamente imposible de penetrar.

Mantén tu OS y sus apps actualizadas

Aunque pueda parecer algo obvio, muchas personas ignoran las actualizaciones del sistema operativo y de las apps instaladas porque subestiman su importancia. Por eso debemos recordarles que una de las razones principales por la que los desarrolladores publican actualizaciones tan a menudo es para evitar posibles fallas de seguridad que puedan llevar al robo de la información de sus usuarios.

Cada semana las personas malintencionadas inventan nuevos métodos de infiltración y es esencial que los desarrolladores creen parches para sellar esos agujeros tan rápido como sea posible, pero de nada sirve que los desarrolladores se esfuercen tanto si los usuarios ni siquiera se dignan a descargar las actualizaciones.

No descargues nada que no provenga de la tienda oficial

Si no tienes experiencia con las apps no oficiales para Android, te recomendamos que te mantengas totalmente alejado de ellas. Después de todo, existe una razón para que Android no las haya aceptado dentro de su tienda oficial.

Admitimos que hay unas cuantas excepciones, como Magisk y otras de ese estilo, pero en esos casos recomendamos leer bastante al respecto para evitar darle acceso total de tu dispositivo a un caballo de Troya.

Supervisa los permisos concedidos a cada app

Supervisar los permisos de tus apps es relativamente complicado y confuso, pero vale la pena si quieres tomarte en serio la seguridad de tu dispositivo.

La idea de esta recomendación es que elimines los permisos que no consideres necesarios dentro de cada app para evitar que estas recauden información que no sea estrictamente necesaria para el funcionamiento de la app.

Eso incluye permisos de acceso a la cámara, micrófono, almacenamiento y otras partes del hardware de tu dispositivo. Tal vez suene un poco paranoico, pero muchas apps aprovechan estos permisos para espiar a sus usuarios.

:)